suelo de hormigon pulido

Hormigón pulido

El pulido de hormigón es una opción cada vez más demandada no solo por las empresas en la renovación de sus instalaciones, sino también en la construcción de las nuevas, por presentar grandes ventajas sobre los suelos tradicionales en los que el proceso se finalizaba con el fratasado del hormigón.

Qué es un suelo de hormigón pulido

En este sentido, se entiende como un suelo de hormigón pulido aquella solera sobre la que se aplica un proceso mecánico, mediante el uso de máquinas de discos diamantados, tras el fratasado, dejando una apariencia en la superficie tratada totalmente lisa y libre de irregularidades.

Un proceso con el que además, desde Durotec, le damos la oportunidad al cliente de elegir el nivel de brillo que desea para sus instalaciones, desde el mate al alto brillo, en función de sus necesidades y gustos, lo que proporciona gran versatilidad en el acabado final.

¿Qué beneficios aportan este tipo de pavimentos?

Como decíamos, los pavimentos de hormigón pulido son una opción cada vez más demandada por los clientes porque entre los numerosos beneficios que aporta destaca el reducido mantenimiento que este tipo de superficie requiere.

Soportan muy bien el tráfico rodado, los derrames, ya que con el proceso mecánico se cierra el poro y se evita que el líquido penetre en el interior, así como el tránsito de personas. Más información sobre las ventajas de este tipo de suelos.

Mantenimiento económico, sencillo y rápido

Los pavimentos de hormigón pulido son muy fáciles de limpiar ya que requieren únicamente de un fregado manual o automático con un detergente con PH neutro adecuado para este tipo de superficie.

En este sentido, en Durotec recomendamos además utilizar pads diamantados en la limpieza, en lugar de cepillos, y un producto especial que entregamos a todos nuestros clientes, con el que además se mantiene protegido el suelo y se conserva el PH idóneo del hormigón.

Mayor resistencia de las superficies pulidas

Otra de las grandes ventajas que ofrecen este tipo de superficies tras su pulido es el aumento de la resistencia tanto a la abrasión como al impacto. Como decíamos anteriormente, el uso del proceso mecánico con herramientas diamantadas y el efecto del densificador químico utilizado por Durotec durante todo el proceso contribuyen al cierre del poro de la superficie.

De esta manera, el resultado es un incremento de la resistencia a la abrasión de hasta el 400% y de la resistencia al impacto de hasta el 20%, siendo, por tanto, muy resistente a golpes, marcas o arañazos, lo que garantiza que tendrá un suelo en perfecto estado durante muchos años.

El hormigón pulido permite darle color

Por otra parte, una de las cuestiones que nos plantean muchos clientes es si el hormigón puede teñirse o si hay colores en el hormigón pulido. La respuesta es sí. En un hormigón nuevo, el color lo aporta la capa de rodadura que se aplica en la elaboración del suelo de hormigón.

Por tanto, si se aplica una capa de rodadura roja, gris, verde o de cualquier color, con el hormigón pulido se mantiene ese color. Si se trata de una solera de hormigón deteriorada, en Durotec lo que hacemos es devolverle la vida con un proceso químico y mecánico.

En el desarrollo de ese proceso es posible aplicar color y que el suelo adquiera esa tonalidad para que coincida con cualquier esquema de color que quieras tener en tu edificio o instalación.

¿En qué instalaciones es adecuado un suelo pulido?

Son una apuesta de calidad para el sector industrial, para locales comerciales o para zonas de alto tránsito, porque sobre esas superficies las ventajas que aporta un suelo de hormigón pulido son muy importantes.

El tratamiento químico y mecánico que aplica Durotec para obtener un suelo de hormigón pulido endurece el pavimento dándole una mayor resistencia, disminuye el desgaste que provoca el tráfico de maquinaria, facilita la eliminación de marcas de neumáticos, facilita la limpieza y eliminación de marcas de derrames.

Solución al problema del polvo

Además, una superficie o solera de hormigón pulido no se degrada, se evita su desgaste y sobre todo, al cerrar el poro del hormigón se consigue acabar con la producción de polvo.

Superficies que no resbalan

Una de las dudas que les surge a las empresas cuando se habla de este tipo de suelos es si el hecho de tener ese brillo similar al del mármol implica que resbala. Nada más alejado de la realidad.

Los suelos de hormigón pulido no resbalan y además se consigue generar una mejora en la planimetría de la superficie. Asimismo, presentan un buen agarre de la pintura si es necesario la marcación de alguna zona determinada.

Por tanto, tanto en interior como los pavimentos de hormigón pulido para exterior son opciones viables y que ofrecen grandes ventajas.

La elección también en decoración

Tanto es así que incluso hay locales comerciales, concesionarios y oficinas que apuestan por este tipo de superficies tratadas como decorativos, puesto que permiten distintas opciones y texturas. Son una solución vanguardista que se adapta a las exigencias tanto modernas como clásicas y que proporciona, por tanto, soluciones prácticas a la vez que decorativas.

Precio del suelo de hormigón pulido

Finalmente, uno de los temas que se plantean los clientes a la hora de elegir el acabado para el suelo es el precio del hormigón pulido.

En este aspecto, no hay un precio cerrado ya que depende de muchos factores, como las dimensiones de las instalaciones, el nivel de pulido que desea el cliente o si lo desea más mate o con mayor brillo, entre otros aspectos.

Lo cierto es que aunque el precio del acabado pulido es superior al de un hormigón sin tratar, finalizado en el fratasado, a largo plazo permite un ahorro en las instalaciones, tanto en limpieza y mantenimiento como en el uso de otros tratamientos tales como el uso de pinturas o resinas epoxy, ya que no son necesarios por contar con un suelo de garantías y con una imagen duradera.