Durotec Glasstone, como experto en patologías del hormigón, ha seleccionado los mejores materiales para las reparaciones de desperfectos en soleras de hormigón, la línea CreteFill de la fábrica CureCrete con más de 50  años de experiencia en el sector.

En el caso específico de las fisuras se recomienda el uso de CrackRepair, es bicomponente y no requiere de imprimación.

Para su aplicación abriríamos la fisura mediante un disco de corte en V, aspiraríamos bien y procederíamos a bombear el producto.

El tiempo de secado es de aproximadamente media hora, pasado este tiempo podemos proceder a cortar el exceso de producto y pulir manualmente la reparación.

CrackRepair es un material flexible, por lo que se adapta al movimiento propio de las fisuras.

 

fisura-hormigon fisura-hormigon-reparada

¿Por qué se fisura el hormigón?

La facilidad con que se fisura el hormigón es consecuencia de su baja resistencia a la tracción y reducida tenacidad.

Los daños inferiores a 0,05 mm que son imperceptibles a simple vista, son llamadas microfisuras y las de mayor amplitud entre 0,1 y 0,2 mm no suelen ofrecer peligro de corrosión de armaduras.

Estas fisuras pueden aparecer después de años, meses, semanas, días e incluso horas.

Causas de fisuración

A veces la fisuración puede ser consecuencia de causas combinadas, es decir, no tener un único origen.

Algunos de los factores que la provocan son los siguientes:

  • Alto calor de hidratación del cemento
  • Ciclos de sequedad y humedad
  • Reacción de los álcalis del cemento con determinados áridos de naturaleza silícea
  • Cambios de temperatura
  • Alta dosificación del cemento
  • Vientos secos y calientes que actúan sobre el hormigón.
  • Movimientos de las estructuras por asientos diferenciales.
  • Excesos de carga
  • Alto contenido de agua
  • Ciclos de hielo-deshielo
  • Ataque de los sulfatos sobre el aluminato tricálcico
  • Corrosión de las armaduras en el hormigón armado

 

Tipos de fisuras

Entre los tipos más frecuentes de fisuración del hormigón se destacan:

  • Retracción plástico: con fisuras que pueden llegar a 2 o 4 mm de ancho, mapas de fisuras o  fisuras largas suelen aparecer en losas puestas en obra en ambientes seco o ventoso.
  • Asentamiento plástico: aparecen a las pocas horas, habitualmente coinciden con las barras de armado y pueden alcanzar grandes dimensiones.
  • Cargas de servicio: el tiempo que tarden en aparecer dependerá del uso de la estructura. Pueden ser de flexión, cortantes, por torsión entre otras, según el uso de la estructura. Si el proyecto es adecuado son pequeñas.
  • Retracción hidráulica: originadas después de varios meses, pueden ser de forma similar a las de flexión o tracción, es decir, de pequeña anchura y separadas.
  • Corrosión: este tipo de fisuración del hormigón surge varios meses después de finalizada la construcción, siguiendo las líneas de las barras principales por desintegración del hormigón. Aunque inicialmente son pequeñas con el tiempo se incrementan siendo visible incluso el óxido en condiciones húmedas.
  • Térmicas a corta edad: se producen en los primeros días en muros o piezas de gran longitud, son importantes y su aparición puede prevenirse limitando el tamaño de las pastillas de hormigón y teniendo en cuenta la temperatura a la hora de la ejecución del pavimento.
  • Reacción alcalí-árido: aparecen después de varios años en condiciones de humedad y ocurren con áridos reactivos, siendo de gran tamaño.

Compartir

    Lo que necesitas saber sobre los procedimientos de mantenimiento de Retroplate Soluciones para movimientos verticales de soleras de hormigón

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *