Pigmea confía su suelo a Durotec